Histórico galardonados

Alfonso Reyes Ochoa

Comparte en redes sociales

Alfonso Reyes Ochoa

Premio Nacional de Lingüística y Literatura

Nació en Monterrey, Nuevo León, el 17 de mayo de 1889. Comenzó su educación básica en Monterrey y la concluyó en la ciudad de México. Los estudios de educación superior a nivel de licenciatura los concluyó en julio de 1913 en la Facultad de Derecho de la entonces Universidad Nacional, hoy Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fue Secretario de la Escuela Nacional de Altos Estudios, antecedente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Allí fundó la cátedra de Historia de la Lengua y Literatura Española.

Reyes conoció a Pedro Henríquez Ureña, Antonio Caso y José Vasconcelos, y juntos formaron el Ateneo de la Juventud, un grupo de intelectuales interesados en trazar las líneas del México moderno compartiendo la afición por Grecia. Por aquella época Reyes escribió sus primeras obras, entre las que se encuentra el libro de ensayos Cuestiones estéticas, publicado en París. De los mismos años datan los estudios sobre Robert Louis Stevenson y Gilberth K. Chesterton. 

Viajó a París en el año de 1914 con un cargo diplomático. Trabajó en el Centro de Estudios Históricos de Madrid, dirigido por Ramón Menéndez Pidal. En 1915 terminó Visión de Anáhuac, que se publicó en 1917. En 1920 fue nombrado Segundo Secretario de la Legación de México en Madrid.

De 1924 a 1939 vivió como diplomático en Francia, Argentina y Brasil. Entre sus ensayos de esos años se cuentan Cuestiones gongorinas (1927), Simpatías y diferencias (ensayos, 1921-1926), Homilía por la cultura (1938), Capítulos de literatura española (1939 y 1945) y Letras de la Nueva España (1948).

Hacia 1939 Reyes se instaló definitivamente en MéxicoDe 1939 a 1950 escribió una larga serie de libros sobre temas clásicos, como La antigua retórica y Última Tule (1942), El deslinde (1944), La crítica en la edad ateniense (1945) y Junta de sombras (1949). También escribió sobre problemas mexicanos y americanos y otros temas muy variados: Tentativas y orientaciones (1944), Norte y Sur (1945), La X en la frente y Marginalia, de 1952. Entre sus traducciones se encuentra parte de la Ilíada de Homero, en 1951.

Presidió la Casa de España en México, convertida más tarde en El Colegio de México (COLMEX), fue Miembro Fundador de El Colegio Nacional (cargo del que tomó posesión el 15 de mayo de 1943) y, al lado de su amigo Jules Romains, refugiado en México para escapar del nazismo, fundó el Instituto Francés de América Latina (IFAL). Ayudó a jóvenes escritores, entre los que se cuenta Octavio Paz. Fue varias veces candidato al Premio Nobel, sin éxito. De 1957 a 1959 presidió la Academia Mexicana de la Lengua.

La figura de Reyes amparó a todos los escritores mexicanos de la segunda mitad del siglo XX no sólo por la profundidad de ideas, sino también por su solidez moral. Quizá el mejor Reyes es el de los ensayos, escritos con una gran economía de medios y erudición clara y precisa, lo que lo ha convertido sin discusión en el paradigma de la ensayística latinoamericana y en el maestro de México.

Murió el 27 de diciembre de 1959 en la ciudad de México. El presidente Adolfo López Mateos decretó un día de luto nacional.