Histórico galardonados

Grupo de Danza Tradicional Chichimeca de Querétaro

Comparte en redes sociales

Grupo de Danza Tradicional Chichimeca de Querétaro 

Premio Nacional de Artes y Tradiciones Populares 

El estado de Querétaro es reconocido como sede de la mesa central de las danzas de concheros. La danza de los chichimecas comenzó a realizarse en la región desde 1531.

Los ancianos de este pueblo indígena cuentan que cuando se libraba una encarnizada batalla en el cerro del Sangremal, entre los otomíes, aliados al ejército español y los chichimecas, tribu que más se negaba a ser conquistada, tuvo lugar un eclipse de sol. Con sus efectos y el polvo levantado por la lucha, se formó en el cielo una gran cruz como de cuatro varas de largo y a su lado el Señor Santiago. Al ver esto, los españoles se postraron maravillados seguidos de los otomíes y chichimecas,  todos gritaron al unísono: “Él es Dios”. De ahí surgió ésta expresión de batalla, tan importante para la comunidad. Los chichimecas comenzaron a danzar, para demostrar su respeto y veneración.

Durante muchos años la danza dejó de realizarse, volvió a ser vigente a partir de 1820 cuando se retomó la tradición. Esta danza se realiza principalmente durante la fiesta de la Santísima Cruz de los Milagros, la más importante para la comunidad, y durante el mes de septiembre. Sin embargo, hay otras fechas donde se realiza, por ejemplo en febrero, durante la fiesta de “El Señor de Esquipulas”.

Los danzantes tienen la obligación de presentarse a la velación la noche anterior a la fiesta, donde se cantan alabanzas hasta el amanecer. El capitán entrega comisiones a aquellos que se encargarán de la vigilancia de los estandartes, a la sahumadora  quien es encargada de limpiar el espacio, y a quien se encargará de dar la palabra al dirigente de la danza.

Por la mañana se sale de la casa del capitán danzando “El paso de camino” encabezado por la sahumadora, las malinches, los capitanes y los estandartes. Una vez que se llega al lugar, cada una de las Malinches forma, junto con su fila, un círculo contrario al de la otra, simulando la serpiente de Quetzalcóatl.

El capitán saluda a los cuatro puntos cardinales y la danza continúa hasta que se da la orden de regresar al cuartel para comer. Al finalizar, los capitanes agradecen la hospitalidad y el capitán general agradece la visita, con la promesa de regresar el siguiente año, si la Santísima Cruz lo permite.